jueves, 7 de agosto de 2014

COMO SE ENFADA ARIES


El fogoso aries se enfada rápida y explosivamente cuando le atacan o le desafían. La lealtad y la falta de disciplina (en casa o en el trabajo) son también motivos suficientes para que aries muestre su temperamento tan fuerte.

Sin embargo, si su oponente mantiene la calma ante ese estallido de ira, aries se aplaca tan rápidamente como se encendió.

Algo más a su favor: No es rencoroso y, cuando medita sobre lo sucedido, suele ser el primero en disculparse.
Aries estalla con furia inusitada y, si eres tú quien le ha hecho sentir ofendido o molesto, te cantará las cuarenta sin reparos, hablándote sonoramente de su malestar. No se lo callará.

Como se trate de algo grave, prepárate. Porque este signo no conoce la mesura ni la diplomacia cuando está enfadado.

En ese momento, no atiende a razones. Hasta que haya descargado toda la adrenalina, no hay nada que hacer. Así es que tendrás que guardar tus argumentos o las disculpas, si son pertinentes, para cuando se haya calmado.

Como te empeñes en discutir, el ambiente se caldeará, pudiéndose formar una montaña de un granito de arena.

No hay necesidad de eso. Es mejor que te retires hasta que Aries se enfríe. Es que, si te quedas cerca, tu presencia le servirá de recordatorio constante y tardará más en aplacarse.

Ya que Aries está calmado, es fácil dialogar con él/ella. Incluso no tiene problemas en pedir disculpas, ya sea porque el error haya sido suyo o por su enfado exagerado.

Porque éste es un signo guerrero, sí, pero también es de los que más facilidad tienen para perdonar. No suele guardar rencores ni resentimientos.

Y decimos “no suele” porque, como bien sabes, cada persona tiene su propia configuración astrológica.

A esta persona Aries (o de Marte en Aries), por ejemplo, le cuesta más perdonar si su signo lunar es uno de los signos fijos (sobre todo, Tauro y Escorpio).

Pero esto es rizar el rizo. Tú vete y déjale que se calme. Que lo más probable es que termine dejando el episodio tempestuoso atrás más pronto de lo que crees.

No hay comentarios:

Publicar un comentario