jueves, 8 de enero de 2015

9 formas curiosas de saber el sexo de tu bebé

Aunque hoy día con los ultrasonidos, imágenes 4D y hasta exámenes genéticos para
conocer el genoma del nonato ya nos dan más luz del futuro, te traemos 9 formas
curiosas históricas para conocer el sexo del bebé:


Claro, no es la más científica de las determinaciones, pero para las mujeres que viven
en un mundo antes de los ultrasonidos, no había manera de saber exactamente lo que
o quién o cuántos estaban allí.
La tecnología moderna ha hecho de una ventana en un lugar que, para cientos de miles
de años, la especulación sólo iluminado. Por lo tanto, si usted no tiene el beneficio de
esa ventana (que, por cierto, no siempre está claro),
¿cómo saber si usted llevara un niño o una niña?
Y tal vez más importante aún, ¿podría elegir qué?

1. Más que adivinar, es como hacerlo:
Aunque la diferenciación de sexo es algo secundario hoy día, incluso está prohibido
en tratamientos de fertilidad, en la Edad Media, se utilizaban los llamados Evangelios
de las tareas femeninas, una colección de tradiciones recopiladas por “médicos” de la
época en la que se asentaban las recomendaciones de posiciones sexuales para concebir
un hijo varón.
Entre los consejos se asentaba que el hombre debía ver hacia el este durante el acto
sexual, que el mejor horario era en la mañana, y sin comer antes.
Si se quería una niña, debía preferirse en la tarde y noche.
Para esos menesteres, hoy día existe el método Shettles, basado en la idea de que los
cromosomas Y, los masculinos, son nadadores más rápidos, pero no viven tanto como
los X, los femeninos.
Por lo que si se quiere un niño se debe tratar de tener relaciones sexuales lo más cerca
posible a la ovulación, para dar el esperma del hombre la oportunidad de luchar, si
quieres una niña, se debe tener relaciones sexuales dos o cuatro días antes de ovular.
También está el método Whelan, que es un poco lo contrario: si desea un niño, usted
debe tener relaciones sexuales cuatro a seis días antes de que esté a punto de ovular y
si quieres una chica, dos o tres días antes.
El método Whelan se basa en la idea de la temperatura basal del cuerpo que afecta a la
determinación del sexo.

2. Dime como caminas y te diré qué será:
Según la creencia, si al caminar apoyas más el cuerpo en tu pie derecho, lo que concibes
es un niño, si es el izquierdo, será una niña, al menos eso es lo que rezan los evangelios
de las tareas femeninas

3. La prueba de sal:
Los mismos documentos aseguraban que cuando una mujer está embarazada de un niño
y ella quiere saber qué espera, se debe espolvorear sal sobre su cabeza mientras duerme,
tan suavemente que ella no sea consciente de ello.
Cuando se despierte, debe decir el primer nombre que le venga a la mente, si es el de
una mujer será niña y si es de hombre será niño… mucha lógica no tiene, pero bueno
sin ultrasonido, cualquier cosa podía significar algo ¿o no?

4. Pregunta a mamá:
Como las tradiciones, se basan más en un espectro mágico o ritual, más que lógico,
los Evangelios se respaldan y aseguraban que si se quería saber el sexo del bebé,
éste se le revela.
Para saberlo ella tenía que preguntarle a alguien lo que pensaba que sería su bebé,
si quien le contestaba le decía que seríaniño o niña pero ella no se ruborizaba,
significaba que no sería ese el sexo.

5. Náuseas:
En varias culturas se tiene la creencia, incluso hoy persiste, de que cuando se tiene
más náuseas al inicio del embarazo será una niña, pero si las molestias empiezan
después del primer trimestre será un niño.

6. ¿Papá gordo?
Según el mito, si el padre engorda durante el embarazo de la madre, entonces ella
tendrá una niña, curiosamente, investigadores daneses realizaron un estudio emtre
100 futuros padres- y descubrieron que, efectivamente, los que tenían niñas eran más
gordos cuando ellas nacían, que los que tenían chicos.

7. Antojos
La tradición patriarcal asegura que las mujeres “son naturalmente dulces”
por lo que si se antojan alimentos dulces durante el embarazo será niña, en cambio
si lo que se prefiere son alimentos agrios, salados o amargos será niño, por supuesto
esto no tiene ningún sustento ni se ha comprobado.

8. La prueba del anillo:
Quizá es el mito más extendido, el rito consiste en colocar el anillo suspendido con
una cadena o cuerda sobre el vientre de la mujer embarazada y dependiendo hacia
donde se balancee sabrás el sexo: si es de lado a lado será un niño,
si es en círculo será niña.

9. La forma de la barriga:
Según la tradición popular muy antigua, si la forma de la panza de embarazo es hacia
abajo será un niño, pero si está hacia el frente será niña.


No hay comentarios:

Publicar un comentario