miércoles, 4 de febrero de 2015

EL ABECEDARIO DE LA FELICIDAD



ABRAZA Abraza a alguien. A tu pareja , a un hermano, a un padre o a un hijo.
La cercanía física de una persona amada llena el corazón de dicha.
BESA Besa a la persona amada.
Tener un ser amado a quién besar todos los días es otra de las fuentes inagotables
de felicidad.
CUENTA Cuenta sus bendiciones. Este hábito diario te ayudará a sentirte en paz con la
vida y contigo mismo.
DUERME Duerme la siesta. Si tu horario de trabajo te lo permite, cultiva este hábito
saludable. Si no déjalo para tus días de descanso.
ENTUSIÁSMATE Haz todo lo que tengas que hacer en el día con el entusiasmo.
Busca el lado bueno a tus obligaciones y entrégate a ellas en cuerpo y alma.
EJERCÍTATE El ejercicio es bueno para la salud, tu aspecto físico y el buen ánimo.
FÚGATE Fúgate un momento de tus responsabilidades.
Busca un lugar aislado y disfruta diez o quince minutos de serenidad y relajación.
Medita cosas bellas y tranquilas, relaja tu cuerpo y respira profundamente.
GRABA Graba en tu mente un buen programa.
Nuestra vida está basada en un programa que tenemos grabado en el cerebro.
Usa tus minutos de relajación para cambiarlo favorablemente.
Grábate una historia de éxito y felicidad. Si la repites con suficiente frecuencia, verás que
se hace realidad.
HAZ Haz algo interesante. Ve a un museo, Compra un buen libro, ve una buena película o
practica tu deporte o pasatiempo favorito.
INICIA Inicia un plan de acción para lograr tus objetivos.
Planifica para lograr lo que te propones a corto, o a largo plazo, si lo prefieres y da el primer
paso para conseguirlo.
JUEGA Juega con un niño.
No hay forma más efectiva de ver la vida en tu perspectiva correcta que jugando con un niño.
El niño es optimista, imaginativo, entusiasta, fantasioso.
Si se deja contagiar por esas cualidades, te sentirás más feliz.
LEE Le un buen libro.
Busca los libros que se han escrito recientemente, que contengan pensamientos optimistas y
páginas de literatura universal que elevan el espíritu.
MUÉSTRATE Muéstrate amable y generoso con alguien.
Nada llena el espíritu de tanta satisfacción como hacer algo por alguien.
Puede ser simplemente una risa, un apretón de manos, una frase de halago, una ayuda
inesperada, un gracioso agradecimiento…
cualquier cosa. Da algo de ti mismo a los demás y enriquecerá con ello tu propia vida.
NO PERMITAS No permitas que nadie te deprima. Rehúye de los pesimistas, los que ven
todo negro y se niegan a abrir los ojos ante lo bueno que la vida ofrece.
La depresión es contagiosa, también lo es el optimismo, así que busque gente optimista
para contagiarse de ella.
ORGANIZA Organiza lo mejor posible tu vida.
Saber que tienes el control sobre ella da una profunda sensación de serenidad y contento.
No te dejas arrastrar a la deriva por las circunstancias.
PIENSA Piensa siempre de manera positiva.
Tu mente puede hacer que sólo sucedan cosas buenas en tu vida.
Así que enséñale a producir pensamientos buenos, para que produzcan efecto.
QUÍTATE Quítate del pensamiento agravíos y ofensas.
Olvida las cosas malas que te hacen los demás. Ellos se perjudican más a si mismo que a ti.
Perdonar y olvidar, son otras claves de la felicidad.
REALIZA Realiza algún sueño pendiente. Todos tenemos sueños grandes y pequeños.
Estos últimos suelen ser fáciles y baratos. Realiza uno de ellos.
RÍETE Ríete. La risa es el elixir de la juventud del alma.
SUEÑA Sueña despierto unos minutos al día. Procura que sean sueños optimistas.
El simple hecho de “soñarlos” es un motivo para ser feliz.
TOMA Toma todas las cosas buenas que te ofrece la vida. Aunque parezca increíble,
dejamos pasar de largo oportunidades maravillosas porque somos cobardes y le tememos
a la felicidad. No te intimides.
Aprovecha todas las oportunidades que te ofrece el destino para ser feliz, sin miedos,
ni culpas.
ÚNETE Unión familiar. Recuerda que la familia es importante para realizar un sueño,
tener confianza, amor, fraternidad con cada uno de los miembros que la forman.
Nos ayudan a salir adelante ante cualquier problema o situación difícil de sobrellevar.
VIVE Vive el presente. Olvida el pasado, que se ha ido para no volver.
No pienses en el mañana que siempre es desconocido y no sabemos siquiera si llegará.
Vive intensamente el presente, como si fuera el primero y el último en su vida.
Y por último, recuerda algo hermoso.
Vida sólo hay una, sácala provecho y disfrútala con intensidad.
Tú eres el único que tiene en sus manos la manera de ser feliz.
Nadie más puede ser feliz por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario