lunes, 2 de febrero de 2015

Quien sabe amar, jamás hace sufrir



Nunca hagas florecer una sonrisa “diciendo te amo” para después hacer rodar una lágrima
diciendo: “olvídame.”
Simplemente, porque el amor es más bonito que una ilusión y tu podrías sentir la misma
lágrima que alguien ya lloró por ti.
Recuerda que la verdadera lágrima no es la que cae de los ojos y resbala por la cara,
sino la que duele en el corazón y resbala por el alma y esas lágrimas no necesitarán
ser recordadas, porque de él no se olvidarán.
Recordar es fácil para quién tiene memoria, olvidarse es difícil para quién tiene
corazón…

No hay comentarios:

Publicar un comentario